Curiosidades

Germinados: soja

¡Hola!

Hoy os traigo algo que me ha resultado interesante y que hasta ahora no había probado. Esta última frase es importante, ya que no se qué puede salir de esto. Puede que salga perfecto, o que salga tremendamente mal y no brote nada. XD

El “experimento” del que voy a hablaros se llama: germinados. ¿Qué son? Bueno, pues la base de los germinados, es cultivar semillas sin necesidad de tener tierra. A veces, se utiliza papel de cocina como base para depositar las semillas, o simplemente se meten en frascos llenos de agua con rejillas en la tapa para que se oxigenen. La diferencia con el que voy a describiros ahora, es que en el tarro, tendremos que cambiar el agua cada “x” tiempo para evitar que se pudran las semillas, pero en el sistema que yo uso no es necesario.

La principal ventaja de los germinados, es que los consumimos inmediatamente después de haberlos cortado. Al poder cultivarlos en bandejas o tarros, sólo basta con cortar la cantidad que queramos consumir y echarla al plato que vamos a comernos minutos después. Por lo que la cantidad de nutrientes que contienen estas pequeñas plantas es alucinante.

Sin enrollarme más, paso a describiros con fotos y texto mi experiencia personal (que ha comenzado hoy) en este inquietante mundo:

  1. Aquí os muestro los materiales necesarios para llevar a cabo esta técnica de cultivo. En mi caso el sobre es de semillas de soja, pero las hay de muchas variedades como hierbas aromáticas o berro entre otras. La bandeja que veis detrás es la que utilizaremos para depositar las semillas, junto con el agua, y dejarlas que vayan germinando ellas solas. Esta bandeja consta de una especie de rejilla que dejará pasar la humedad por los orificios a la vez que las oxigenará. Ambos los he comprado en Leroy Merlín y su marca es Vilmorin. Por si queréis utilizar lo mismo que yo os muestro.
  2. Lo que en esta imagen he hecho, ha sido distribuir las semillas en la rejilla antes de empezar el proceso para saber qué cantidad sería la correcta. Al ser la primera vez que hago esto, no sé si me he quedado corta, pero al ver que en todos lados ponía que más vale que las semillas estén espaciadas para que germinen en condiciones, así lo he hecho. Sin agobios.
  3. Una vez estamos conformes con la cantidad que vamos a utilizar, las pondremos a remojo en agua fría durante 6 u 8 horas. Esto se hace para que la germinación sea más fructífera en el futuro.
  4. Cuando ya hayan pasado la cantidad de horas correctas (en mi caso me he decantado por 8) procederemos a llenar la bandeja de agua. El límite será hasta que el agua toque la rejilla. Ambas tendrán que estar en contacto directo para que traspase la humedad.
  5. Cuando ya hemos llenado nuestra bandeja, tendremos que distribuir lo mejor posible, las semillas por la rejilla. Ahora sólo falta dejarlas el tiempo que sea necesario (en el caso de la soja ponía de 2 a 4 días, pero según el tipo de semilla, puede variar) en un lugar cálido y con luz (aunque no directa) y esperar a que crezcan para poder degustarlos. En el caso de la soja, 5 cm es la altura ideal para poder recolectar nuestra “cosecha”.

Espero que os haya resultado interesante y que os animéis a cultivar estos pequeños brotes. Ya os iré dando noticias de si evolucionan o simplemente se quedan en el intento. 🙂

Like This!

1 thought on “Germinados: soja”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s