El verde medicinal

Gayuba (arctostaphylos uva-urse Sprengel L.)

Imprimir

Texto: Carmen Miranda. Ilustración: Belén Ruiz

El término La gayuba crece en el norte de Europa, de Asia y de América, generalmente en terrenos montañosos, secos, umbríos y pobres, arenosos, rocosos o con grava.

El término arctostaphylos uva-urse significa “uva de oso”, tanto en griego como en latín.Hace referencia al hecho de que los osos comen sus frutos con fruición o bien a que estos frutos son áspero y de sabor desagradable, por lo que es comida adecuada sólo para estos animales.

La parte utilizada son las hojas.

Es un pequeño arbusto perenne, con una larga raíz fibrosa. Sus tallos, de entre 30 y 60 cm de longitud, están cubiertos de una corteza de color marrón claro, son leñosos, irregulares, rastreros y crecen hacia arriba tan sólo los más jóvenes. Sus hojas son alternas, ovales, enteras y coriáceas (que tiene un aspecto parecido al cuero). Son agudas por la base, presentan un corto peciolo y un borde redondeado o algo enrollado; son verde brillante por arriba y más pálidas por el revés. El fruto es un baya globular comestible, aunque astringente, suculenta y drupácea, del tamaño de una pequeña uva pasa; es de color escarlata y presenta una pulpa jugosa e insípida que contiene cinco semillas duras.

etiquetas animales y plantasVIRTUDES MEDICINALESetiquetas animales y plantas

  • Antiséptico urinario
  • Tónico
  • Astringente
  • Estimulante.

Sistema urinario: se utiliza en el tratamiento de las afecciones irritativas del tracto urinario, como cistitis o infecciones de las vías urinarias bajas.

Modo de uso: (puede emplearse con animales y personas)

Se haría una infusión de 25-50 gr de planta (las hojas) en un litro de agua y se va bebiendo a lo largo del día, durante los días que duren los síntomas.

Mientras se realiza el tratamiento y se bebe esta infusión, es necesario beber abundante agua para limpiar las vías urinarias.

Nota: Estos artículos son meramente informativos. En ningún caso son diagnósticos o sustitutivos de la medicina tradicional. En caso de estar recibiendo tratamiento médico para alguna de las indicaciones aquí mencionadas, no sustituirlo o abandonarlo en ningún caso sin supervisión de un profesional. Cualquier medida o decisión tomada por alguno de los lectores recae bajo su responsabilidad.

El verde medicinal

Caléndula (Calendula offininalis L.)

Texto: Carmen Miranda.  Ilustración: Belén Ruiz

calendula

La caléndula es originaria del sur de Europa y de Oriente próximo; sin embargo, debido a su enorme capacidad de propagación, se ha asilvestrado y crece de forma espontánea en gran número de zonas templadas y cálidas alrededor del mundo.

El nombre de caléndula deriva de las calendas en latín, que estaba asignado al primer día del mes.

Es una planta muy resistente y florece prácticamente todos los meses del año, desde los más calurosos veranos hasta en los inviernos más duros.

Los romanos la denominaban Solsequium (que sigue al sol) ya que, al igual que el girasol, las flores de caléndula se abren con el sol y siguen su trayecto a lo largo del día.

Es una planta conocida desde la antigüedad; en 1578, el botánico Dodoens escribía: “Tiene flores agradables, de color amarillo brillante, las cuales se cierran a la caída del sol, y de nuevo se abren al alba”.

VIRTUDES MEDICINALES

Esta planta tiene una variedad muy extensa de virtudes medicinales ya que, según las preparaciones que se hagan, pueden ayudar tanto de manera interna como externa en el organismo de personas y animales.

Funciones:

  • antibacteriana
  • antiséptica
  • antiinflamatoria.

Modo de uso:

Por vía externa, se utilizan especialmente la cocción de las flores en aceite, ya sea aceite de oliva, de almendras, de rosa mosqueta, etc., y la infusión de la flor. La cocción del aceite se puede mezclar con cera virgen de abejas y se crea una crema o pomada que se puede untar con mayor facilidad y permanecer en la piel durante más tiempo.

Ya sea el aceite, infusión o crema, se puede aplicar en eccemas, quemaduras, irritaciones simples, rozaduras, heridas (como cicatrizante), dermatosis, ulceras de piel, irritaciones vaginales, eccemas del pañal… Es decir, cualquier problema en el que la piel se vea afectada.