Árboles, En el campo, Fichas

Falsa acacia (Robinia pseudoacacia)

Texto y foto: Luis Miguel Ruiz Gordón

Descripción
Éste árbol de la familia de las leguminosas, alcanza 25 metros de altura. El tronco no es muy largo, algo retorcido y está cubierto por una corteza gris, más oscura y agrietada cuanto más viejo es el árbol. Las ramas no suelen ser muy rectas, las más jóvenes son de color rojizo y todas ellas están cubiertas por espinas que pueden medir 15 milímetros de longitud y surgen emparejadas en la base de las hojas. Las hojas son pinnadas, con finos raquis caducos de hasta 20 centímetros de longitud, de los que surgen los foliolos alternos, en número de 11 a 25 y de 3 centímetros de longitud, aovados, simétricos, con el borde liso y de color verde, más oscuro en su parte superior. Antes de caer, las hojas se hacen amarillas. El conjunto de ramas y hojas construye una copa no muy densa pero voluminosa y algo ovalada.

Floración
Uno de los aspectos más llamativos de este árbol es su floración. En primavera, su copa se transforma por completo al cubrirse de llamativos racimos de flores blancas, muy densos y de hasta 15 centímetros de longitud. Estas flores alcanzan 2 centímetros de longitud, tienen los sépalos de color marrón y su olor suele ser intenso y agradable. El fruto son vainas marrones de hasta 10 centímetros de longitud, que penden agrupadas de las ramas y albergan las numerosas semillas.

Otros datos
Este bonito árbol, produce una madera muy apreciada por su dureza y resistencia para la fabricación de diversos utensilios, procede de Norteamérica y se introdujo en Europa en el siglo XVII. Para muchas personas es un referente de la infancia por una entrañable particularidad, se trata del árbol conocido como del “Pan y quesillo”, muchos niños degustaban sus flores de sabor dulzón. Pero conviene tener precaución, puesto que sus hojas, corteza y semillas son tóxicas. En la fotografía adjunta podemos ver las hojas y las flores de este árbol que podemos encontrar asilvestrado y como ornamental en calles y jardines.

Like This!

Árboles, En el campo, Fichas, Plantas silvestres

Majuelo (Crataegus monogyna)

Texto y Foto por: Luis Miguel Ruiz Gordón

Descripción

Esta planta de la familia de las Rosáceas puede alcanzar hasta 10 metros de altura, aunque lo más frecuente son tallas mucho menores, por ello hay quienes la consideran árbol y otros arbusto. Su aspecto es relativamente frondoso y su copa suele ser irregular, globosa o achaparrada, las ramas y el tronco son resistentes y poco retorcidos, tienen color pardo o rojizo y la corteza presenta grietas y descamaciones que aumentan con la edad. Las ramas están cubiertas por espinas duras y dispersas que pueden medir hasta 2,5 centímetros. Las hojas son caducas, alternas, de color verde intenso y brillante por el haz y verde claro por el envés, tienen pecíolo y el borde liso o aserrado, miden hasta 3,5 centímetros de longitud, están fuertemente lobuladas y carecen de vello. Las flores son hermafroditas, despiden un olor intenso y brotan en corimbos con un largo pecíolo. La corola mide unos 15 milímetros de diámetro, en ella destacan nítidamente los estambres con las anteras pardas, tiene 1 solo estilo, 5 sépalos y 5 pétalos blancos. Los frutos son bayas de color rojo intenso, con forma redondeada que nos recuerdan a manzanas en miniatura, alcanzan hasta 1 centímetro de largo y cada una alberga una sola semilla.

Floración

Esta planta florece en primavera entre los meses de abril y junio y los frutos son propios del otoño. Estas fechas varían según la latitud en la que se encuentre la planta.

Otros datos

También se conoce al majuelo como majolero o espinos albar, blanco o guapero, existe otra variedad similar más norteña el Crataegus laevigata u oxyacantha, muy similar pero algo mayor, con dos estilos en las flores y dos o tres semillas en cada fruto. Es una planta centenaria y común en zonas de carácter mediterráneo y atlántico, más abundante en zonas arbustivas con cierto grado de humedad y habitual de los setos. Los frutos son comestibles pero ásperos e insípidos y sirven de alimento a la fauna silvestre, especialmente a los pájaros. Su madera se ha utilizado para hacer carbón y herramientas por su dureza, también se utiliza el majuelo en ornamentación y para injertar frutales, en medicina natural, se ha empleado como sedante y para combatir problemas cardiacos y circulatorios.

Like This!