El Huerto para "dummies", Mi progreso

¡¡Primeros brotes de los tomates!!

Hola a Tod@s!

Hoy os traigo foto de los primeros brotes. En menos de un mes ya están creciendo.

He de decir que tuve miedo, porque días después de la siembra, bajaron mucho las temperaturas. Fue la semana en la que hubo mucha lluvia e incluso nevó en algunas zonas de España. Y temí porque las semillas murieran o se quedasen congeladas.

Ahora veo que no.

brotes tomates

La foto no es muy buena, porque la hice un poco de aquella manera (lo confieso) pero era simplemente para que vieseis cómo iba la cosa. Las del tomate Raf también están saliendo, pero hay menos, por lo que he querido esperar a poneros la foto.

El maravilloso palo que aparece ahí, es por lo que os comentaba en Twitter el otro día. Que estoy batallando contra las tórtolas y su maravillosa atracción por posarse en mis maceteros. Parece que el haber colocado palos de pincho moruno en zigzag por los semilleros da resultados. (No salen heridas, tranquil@s. Simplemente no encuentran donde posarse)

Ya veremos cuando salgan los primeros tomates… Espero no tener intrusos :S

¿Y los que habéis sembrado, cómo van vuestros cultivos?

Curiosidades, El verde culinario, Mi progreso

Germinados: soja III

Bueno, después de que ayer vieseis el time-lapse de cómo crecían estos pequeños brotes, hoy simplemente os traigo explicado el qué hay que hacer una vez crecidos.

Es muy sencillo. Sólo debemos cortar el tallo a la altura de la base más o menos (lo importante es desechar la raíz) y darles un lavado bajo el grifo. Una vez hecho esto, simplemente hay que echarlos en el plato que deseemos. En este caso, yo os traigo una ensalada porque la gracia de los germinados es comerlos frescos y recién cortados, y al tener un sabor un poco fuerte, yo recomiendo no comerlos a palo seco, sino acompañados de otras verduras o alimentos.

Al final han tardado en crecer de 6 a 7 días, o sea que lo del sobre de semillas de 4 días… va a ser que no. Por lo menos con las herramientas que he utilizado. Asique a pesar de ser muy fáciles de cultivar, paciencia si tardan algo más porque es normal.

Y como no todos crecen la mismo tiempo, podeis ir recolectando de manera escalonada. Lo mejor es cortarlos justo antes de echarlos al plato. Así tendrán todas sus propiedades.

Espero que los disfrutéis para los que los estuvieseis cultivando y para los que no que os hayáis animado. Nos vemos en el siguiente post! 🙂

Like This!

Curiosidades

Time-lapse de los brotes de soja

Hola!

Os dejo un time-lapse de fotografías que ha hecho íntegramente Luis Miguel Ruiz Gordón, y que muestran cómo los brotes de soja de los que os hablé entradas atrás, se mueven y crecen de manera alucinante.

¿No os recuerda un poco al famoso cuento de las habichuelas mágicas?

¡Que lo disfruteis!

Like This!

Curiosidades, Mi progreso

Germinados: soja II (solución al problema)

Buenas a tod@s!
Dado que ya han pasado más de 4 días desde que escribí la entrada de los germinados, vengo a daros noticias. Antes de nada, recordaros que es la primera vez que hacía esto, por lo que podéis haceros una idea de lo que viene a continuación. XD

Voy a deciros el absurdo (pero importante) error que he cometido por falta de información del fabricante. Todo lo que yo os expliqué, era exactamente lo que venía en las instrucciones, por lo que os comento qué falla de ahí.

Según os dije: “El límite (del agua en la bandeja) será hasta que el agua toque la rejilla. Ambas tendrán que estar en contacto directo para que traspase la humedad”. Lo que a ésto hay que especificar, es que tras mi experiencia, ese contacto entre agua y rejilla no es suficiente humedad. Lo que es más importante es que la propia semilla tenga contacto directo con la humedad y el agua a ser posible. Yo tengo las semillas en mi habitación porque necesitan germinar con temperaturas templadas, pero esto también hace que las semillas se sequen en la superficie. Conclusión: semilla seca= no germina.

SOLUCIÓN: El inigualable, el único, el impresionanate: Pulverizador!!! (o el conocido Flus Flus de toda la vida)

Sí señoras y señores. Depués de comprar utensilios sofisticados y especilizados para el cultivo de esta variedad, lo que nos hace falta fundamentalmente es un Flus Flus.
Lo único que hago con ello, es rociar las semillas entre una o dos veces al día dependiendo de cómo las vea de húmedas y de la cantidad que se eche en cada pulverización. Lo suyo es que estén siempre húmedas pero no muy encharcadas, aunque si tienen un poco de agua alrededor no pasa nada.

Una vez que empecé a utilizar este método los resultados fueron alucinanates. La siguiente foto muestra el crecimiento que han tenido e cuestión de horas, por lo que empezaré a contar los 4 días desde hoy a ver si ahora funciona. 🙂

Esto es todo por hoy. Espero haberos ayudado. ¡Nos vemos en el siguiente post!

PD: No se me ha olvidado que os hablé de una nueva sección, pero estoy teniendo problemas informáticos para terminar el contenido. En cuanto esté lo subo.  ¡Estoy con ello! 🙂

Like This!

Curiosidades

Germinados: soja

¡Hola!

Hoy os traigo algo que me ha resultado interesante y que hasta ahora no había probado. Esta última frase es importante, ya que no se qué puede salir de esto. Puede que salga perfecto, o que salga tremendamente mal y no brote nada. XD

El “experimento” del que voy a hablaros se llama: germinados. ¿Qué son? Bueno, pues la base de los germinados, es cultivar semillas sin necesidad de tener tierra. A veces, se utiliza papel de cocina como base para depositar las semillas, o simplemente se meten en frascos llenos de agua con rejillas en la tapa para que se oxigenen. La diferencia con el que voy a describiros ahora, es que en el tarro, tendremos que cambiar el agua cada “x” tiempo para evitar que se pudran las semillas, pero en el sistema que yo uso no es necesario.

La principal ventaja de los germinados, es que los consumimos inmediatamente después de haberlos cortado. Al poder cultivarlos en bandejas o tarros, sólo basta con cortar la cantidad que queramos consumir y echarla al plato que vamos a comernos minutos después. Por lo que la cantidad de nutrientes que contienen estas pequeñas plantas es alucinante.

Sin enrollarme más, paso a describiros con fotos y texto mi experiencia personal (que ha comenzado hoy) en este inquietante mundo:

  1. Aquí os muestro los materiales necesarios para llevar a cabo esta técnica de cultivo. En mi caso el sobre es de semillas de soja, pero las hay de muchas variedades como hierbas aromáticas o berro entre otras. La bandeja que veis detrás es la que utilizaremos para depositar las semillas, junto con el agua, y dejarlas que vayan germinando ellas solas. Esta bandeja consta de una especie de rejilla que dejará pasar la humedad por los orificios a la vez que las oxigenará. Ambos los he comprado en Leroy Merlín y su marca es Vilmorin. Por si queréis utilizar lo mismo que yo os muestro.
  2. Lo que en esta imagen he hecho, ha sido distribuir las semillas en la rejilla antes de empezar el proceso para saber qué cantidad sería la correcta. Al ser la primera vez que hago esto, no sé si me he quedado corta, pero al ver que en todos lados ponía que más vale que las semillas estén espaciadas para que germinen en condiciones, así lo he hecho. Sin agobios.
  3. Una vez estamos conformes con la cantidad que vamos a utilizar, las pondremos a remojo en agua fría durante 6 u 8 horas. Esto se hace para que la germinación sea más fructífera en el futuro.
  4. Cuando ya hayan pasado la cantidad de horas correctas (en mi caso me he decantado por 8) procederemos a llenar la bandeja de agua. El límite será hasta que el agua toque la rejilla. Ambas tendrán que estar en contacto directo para que traspase la humedad.
  5. Cuando ya hemos llenado nuestra bandeja, tendremos que distribuir lo mejor posible, las semillas por la rejilla. Ahora sólo falta dejarlas el tiempo que sea necesario (en el caso de la soja ponía de 2 a 4 días, pero según el tipo de semilla, puede variar) en un lugar cálido y con luz (aunque no directa) y esperar a que crezcan para poder degustarlos. En el caso de la soja, 5 cm es la altura ideal para poder recolectar nuestra “cosecha”.

Espero que os haya resultado interesante y que os animéis a cultivar estos pequeños brotes. Ya os iré dando noticias de si evolucionan o simplemente se quedan en el intento. 🙂

Like This!