Mantenimiento

Me voy de vaciones, ¿quién riega?

Con la llegada de las altas temperaturas como las que ya hay ahora, cunde el pánico. Nos vamos de vacaciones y no tenemos a quien dejar al cuidado de nuestras plantas. ¿Qué hacemos?
Primero hay dos cosas a tener en cuenta antes de empezar.
Lo primero de todo que puede parecer algo obvio, es que durante el verano, conviene regar cuando ya se haya ido el sol, o cuando ya esté casi anocheciendo. Con esto, evitaremos malgastar agua y que se recuezan nuestras plantas. Con el calor que hace durante el día, el agua se evapora, por lo que no sirve de nada regar. Para intentar que esta evaporación sea algo más lenta durante el día, tenemos que tratar que a las plantas no les dé un sol pleno que seque la tierra en exceso. En mi caso, como durante toda la tarde esto me ocurre, echo el toldo hasta una altura que no tape por completo la luz a las plantas pero que evite que el sol les de de lleno. Así, aunque haga falta que volvamos a regar por la noche, la retención de humedad es algo mayor durante el día.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que cuando tenemos nuestras plantas en maceta, el exceso de sequedad y de calor es mayor que si tuviésemos nuestras plantas en tierra directamente. En las macetas de barro, principalmente, tenemos el problema de que como en todo utensilio de barro, retienen el calor en exceso haciendo así que no exista prácticamente humedad.Como solución a estos problemas, os traigo los siguientes métodos caseros de riego que podemos utilizar:

1. Riego por goteo.  Es un sistema muy útil. A pesar de lo que conlleva instalarlo, si lo hacéis no tendréis que preocuparos nada más que de llenar el depósito al que lo tengáis conectado cada varios dias. Normalmente la cantidad de conductos y orificios que pondremos, dependerá del tamaño de la maceta y de la cantidad de matas que esta tenga. Normalmente conviene que hagáis un agujero al conducto por cada mata que haya. Si tenéis pequeños arbustos o plantas que crecen en conjunto, lógicamente aquí los orificios no irán por mata sino por el tamaño de la maceta.

  • VENTAJAS: Es la mejor manera de asegurar un riego constante. Ideal para cuando nos vamos de vacaciones y que puede quitarnos trabajo una vez volvamos.
  • INCONVENIENTES: necesitas espacio para instalar el depósito por pequeño que sea y una buena instalación de los tubos.

2. Dosificadores de agua. Realmente no sé el nombre exacto de este objeto pero hace la función que os he puesto aquí por lo que no irá muy desencaminado. Este que os muestro aquí es un ejemplo más artesanal y con un diseño curioso, pero los hay más sofisticados y más parecidos a aparatos de riego normales. Funciona de la siguiente manera: claváis el objeto,  por la parte de la punta, en la tierra cerca de la planta que necesite agua. A continuación llenáis el objeto de agua por el orificio superior que veis ahí y… ¡Listo! ¿Cómo funciona? Pues muy sencillo, en este caso, al estar hecho de barro, su superficie es muy porosa, de manera que el agua que hayamos echado en el orificio se irá filtrando por la punta clavada en la tierra hacia los alrededores de la planta. He de decir, que este elemento es muy útil pero os recomiendo que si lo vais a poner, compréis uno de los modernos que venden ahora en cualquier centro de jardinería, ya que tienen un depósito mayor y en algunos casos podéis regular la cantidad de agua que queréis que suelte.

  • VENTAJAS:  No requiere instalación y es fácil de usar.
  • INCONVENIENTES: Si se tienen muchas plantas, a la larga no sale rentable si tienes que comprar uno para cada maceta.

3. Bañera. Este es un remedio de toda la vida que mucha gente ha utilizado. Simplemente dejáis en vuestra bañera las plantas que sepáis que necesitan regarse por absorción dejando un poco de agua en un recipiente y dejarlo lleno hasta uno o dos dedos. Aseguraros de que ponéis bien el tapón porque si no me da a mí que poco funcionará el invento.

  • VENTAJAS: Más barato no puede ser. Además con una sola bañera, dependiendo del tamaño de las macetas puedes regar gran cantidad de ellas.
  • INCONVENIENTES: sigue siendo un sistema algo dependiente porque pasados 2 o 3 días alguien tendrá que subir a llenar la bañera de nuevo. Digamos que es más para una escapada de fin de semana.

Estos son los tres métodos que a grandes rasgos podéis llevar a cabo en estas vacaciones.  Veis que salvo en el riego por goteo, no podéis prescindir de alguien que cada 3 o 4 días os llene o la bañera o los dosificadores, pero al menos le ahorráis tener que ir a vuestra casa a regar todos los días.
Hay muchos más sistemas de riego pero estos son los más artesanales y fáciles de usar que yo conozco. Si alguien sabe o lleva a cabo algún otro… ¡Apuntadlo!

Nos vemos en el siguiente post. 🙂

Like This!

El Huerto para "dummies", Mi progreso

Cómo preparar el huerto

Bueno, tras mucho tiempo sin dar noticias porque he estado preparando el huerto, he vuelto.
Hoy os traigo cómo he preparado el huerto de una menra que cualquiera de vosotros puede seguir. Vamos allá!

Hace unos 15 días, cuando vi que a mis pimientos se les estaban quedando pequeñas las jardineras, seguí los pasos que vereis a continuación:

1. Debido a que durante el invierno no se ha plantado ni cultivado nada en esa zona, las malas hierbas estaban tal como se muestra en la foto.

2. Después de arrancar las que pudimos con las manos (siempre con guantes o nuestras “amigas” las ortigas harán de las suyas) y cavar el resto, el terreno quedó sin una mata. En nuestro caso además decidimos rastrillar y cribar la tierra para eliminar los restos de cáscaras,  raíces o piedras que pudiese haber  y así dejar la tierra mucho más fina.
Acto seguido a esta tierra le añadimos como suplemento un abono universal que cogimos en el vivero. Digo como suplemento, porque tras no haber cosechado nada en muchos meses y ser un terreno rodeado de árboles que sueltan muchas hojas, la tierra ya conserva un compost o abono natural que perfectamente valdría para que las plantas se desarrollasen.

3. El siguiente paso puede variar según el sistema de riego que vayais a tener. Como en mi caso vamos a instalar un riego por goteo, lo que hicimos fue montar el sistema de riego y utilizar los conductos del mismo como guía para realizar los surcos que veis en la foto 4. Es simplemente como referencia. En el caso de que no tengais riego por goteo simplemente tendreis que calcular la distancia entre hileras que necesian vuestras plantas para poder hacer los surcos.

4. Estos son los surcos como acabo de mencionar. Por si alguien aún no lo sabe, las semillas se plantarán en la parte más alta de los surcos. No en los huecos que vamos dejando.

5. Aquí podeis ver un gran avance. Primero, los ladrillos que veis al fondo son simplemente un camino que hemos puesto para poder pasar sin riesgo de llenarnos los pies de barro. Además veis que dónde antes teníamos los surcos, ahora están llenos de agua. Esto es porque será como regaremos nuestras plantas. En este caso ese primer riego ha sido simplemente para asentar la tierra que acabamos de mover.

6. Casi terminando, aquí veis que ya hemos colocado el sistema de riego, únicamente al lado de las plántulas y sujetos con unos clavos grandes para que no se nos muevan.

7. Por último, hemos colocado una malla verde que venden en cualquier centro de jardinería (ésta concretamente es de Leroy Merlin) para evitar la entrada de los pájaros, que aunque son muy bonitos no son muy simpáticos con las semillas y los frutos.
Para que más o menos os orienteis, de izquierda a derecha he plantado: plántulas de pimiento (dos hileras y parte del pasillo central), semillas de espinaca (4 semillas por cada 10 cm o así) y semillas de lechuga (a voleo).

Esto es todo. Espero que os haya servido y a pesar de que esto lo hiciese hace 15 días, ¡aún estais a tiempo de plantar vuestras hortalizas!
PD: perdón por las fotos, algunas se ven regular porque los árboles hacían mucha sombra y era una hora muy mala. :S

Like This!